Principal > ¿Qué es la inmunoterapia alérgeno específica?

El tratamiento de las enfermedades alérgicas incluye cuatro pilares:

 

 


Las medidas de control ambiental


El tratamiento farmacológico de los síntomas


La educación del paciente


La inmunoterapia específica


 

 

En la actualidad la inmunoterapia es el único tratamiento que puede modificar la evolución natural de las enfermedades alérgicas como rinitis alérgica, asma y alergia a veneno de himenópteros.

En 1911 Noon introdujo la inmunoterapia con alérgenos para tratar la polinosis. Su artículo publicado en Lancet marca un punto esencial de referencia. Desde entonces ha transcurrido casi un siglo. La evidencia científica acumulada desde entonces ha permitido demostrar la eficacia de la inmunoterapia en el tratamiento de la rinitis y el asma causada por aeroalérgenos.

La inmunoterapia consiste en la administración de dosis crecientes del alergeno al que el paciente está sensibilizado, con el fin de conseguir una tolerancia progresiva a la exposición a dicho alérgeno.

Actualmente se utilizan dos vías principales de administración, la vía subcutánea o clásica, más conocida y mejor estudiada debido a los muchos años que lleva en uso, y la vía sublingual, mucho más reciente.

La inmunoterapia se prescribe en un servicio o consulta de Alergia.

Indicaciones

La inmunoterapia debe utilizarse exclusivamente en enfermedades en las que se haya demostrado que un mecanismo alérgico mediado por la IgE es básico en su patogenia. Por ello, además de demostrar una sensibilización alérgica mediante pruebas cutáneas o la determinación de IgE sérica específica, hay que asegurarse de que dicha sensibilización corresponde con el cuadro clínico que presente el paciente.

Teniendo en cuenta las evidencias científicas actuales los cuadros clínicos en los que está indicado este tratamiento son:

Rinitis alérgica
Asma alérgica
Alergia a veneno de himenópteros (abeja, hormiga, avispa, etc.)

Muchos autores defienden que toda rinitis alérgica debe recibir inmunoterapia porque se ha demostrado que previene la aparición del asma y de nuevas sensibilizaciones.

La inmunoterapia se indica como un complemento a las medidas de evitación del alergeno y al tratamiento farmacológico.
La inmunoterapia se indica en cualquier rango de edad.

En pacientes con reacciones alérgicas sistémicas por picaduras de abeja o de avispa la prevención que se consigue con vacunas de veneno llega casi al 100%, evitando reacciones ulteriores que podrían ser mortales.


Contraindicaciones


Contraindicaciones absolutas


Enfermedades cardiovasculares graves, enfermedades de origen neoplásico o inmunológico
Patologías que contraindiquen el uso de adrenalina.
Tratamientos concomitantes con betabloqueantes.
Asma severa o mal controlada.

Contraindicaciones relativas

Embarazo

Consideraciones especiales

La inmunoterapia con venenos de himenópteros previene reacciones potencialmente mortales y por lo tanto todas las contraindicaciones deben ser consideradas relativas, sopesando en cada caso los riesgos y los beneficios, valorando la probabilidad que tiene el paciente de volver a ser picado por el insecto responsable.

Tipos de vacunas


Actualmente se utilizan dos tipos de tratamientos:

Inmunoterapia subcutánea
Inmunoterapia sublingual

Inmunoterapia subcutánea

El extracto alergénico se administra por vía subcutánea, en dosis seriadas, crecientes, generalmente semanales (fase de inicio), hasta llegar a la dosis máxima o de mantenimiento, que se repite de forma mensual (fase de mantenimiento).

Inmunoterapia sublingual

En esta modalidad el extracto alergénico se administra en forma de gotas. El extracto se mantiene bajo la lengua 2 ó 3 minutos y posteriormente se traga. Esta forma de inmunoterapia es mucho más reciente que la subcutánea.

Este tratamiento dura de 3 a 5 años, lo cual puede parecer largo. Pero no olvidemos que la alergia es una enfermedad crónica, como la hipertensión o la diabetes por ejemplo que a menudo necesitan tratamiento de por vida.

Los resultados de la inmunoterapia

Cuanto antes se empiece la inmunoterapia más oportunidades habrá de curar la alergia.
La inmunoterapia reduce los riesgos de ver aparecer nuevas alergias.
La inmunoterapia puede indicarse a los niños a partir de los 4 o 5 años o antes si fuera necesario.
La inmunoterapia permite evitar la aparición de asma en personas que presentan una rinitis alérgica.
La inmunoterapia permite disminuir el consumo de medicamentos sintomáticos.
El efecto a terminar los 3 años de la inmunoterapia perdura por más de 10 años.


Hoy en día, disponemos de importantes artículos originales de estudios doble ciego controlados con placebo publicados en las revistas más importantes de elevado factor de impacto, documentos de consenso avalados por organismos tan relevantes como la Organización Mundial de la Salud y sobre todo los meta-análisis que nos permiten confirmar que estamos utilizando un tratamiento eficaz. Además podemos afirmar que es un tratamiento eficaz a largo plazo. Por supuesto que la eficacia está condicionada por la calidad de los extractos alergénicos empleados, la dosis y el tiempo de administración de la inmunoterapia.

Los especialistas en Alergología son los únicos que en la actualidad están capacitados y entrenados, tanto desde el punto de vista teórico como práctico, en el manejo de la inmunoterapia específica.



 

Suscribete a
nuestro boletín: