Principal > Urticaria

 

Urticaria

La urticaria es una afección común, que afecta a alrededor de un 25% de la población alguna vez en su vida. Se trata de una reacción de la piel como consecuencia de distintos procesos inmunológicos e inflamatorios y desencadenada por múltiples factores causales. La urticaria es la reacción cutánea de tipo alérgico más frecuente.


Manifestaciones Clínicas


La urticaria se manifiesta en forma de habones, unas lesiones semejantes a las producidas por las picaduras de los mosquitos, de color rojizo. El picor intenso y la rápida evolución de las lesiones (manchas rojas y habones) suele asustar y angustiar a los pacientes.
La urticaria se acompaña, al menos en algunos de los brotes, de hinchazón localizada (edema) de alguna parte del cuerpo, preferentemente de la cara. La diferencia entre urticaria y angioedema es la localización de la inflamación: en la dermis y en el tejido celular subcutáneo, respectivamente.
La urticaria aparece de forma súbita, desaparece lentamente y evoluciona a brotes. No suele dejar secuelas y, de existir, se deben al rascado.
Algunos pacientes sin presentar un brote, tienen exclusivamente el denominado "dermografismo" o capacidad para poder escribir en su piel (rayas rojas), como respuesta exagerada de dilatación de los pequeños vasos al estímulo táctil. Este fenómeno se conoce como urticaria facticia.
Existen dos grandes grupos de urticaria: la aguda, que dura horas o días, y la crónica, que evoluciona durante más de 3 meses.


Resumen


Como la urticaria es una enfermedad que puede deberse a muchas causas, a veces es difícil controlarla sólo con medicación. El tratamiento es únicamente preventivo y con antihistamínicos una vez desarrollado el cuadro. El edema localizado es un fenómeno concomitante frecuente en la urticaria.



 

Suscribete a
nuestro boletín: